sábado, 9 de julio de 2011

«Hay personas tóxicas y gente más buena que una medicina»

Bernabé Tierno Psicólogo, pedagogo y escritor

En su palabra se intuye ese deje profesional del psicólogo. Esa cercanía, empatía, que logran los buenos profesionales; pero en este caso es sincera. Porque emana de la verdad de un hombre que se sabe positivo, optimista, y que ha hecho de esa cualidad, llevada al súmmun, su modo de vida. 'Inteligencia emocional', lo llama. No fue quien inventó el término; pero probablemente es quien mejor lo ha entendido, y desde luego el que mejor ha sabido divulgarlo. Cerca de una treintena de libros, otro centenar de publicaciones, conferencias, investigaciones, etc, le hicieron merecedor de la medalla de honor del 50 aniversario de Unicef en 1996. Como miembro de la Sociedad Española de Pedagogía ha cargado contra el actual modelo de educación o contra el equivocado concepto de felicidad que baraja la sociedad de hoy, para elogiar la importancia de la «inteligencia de la vida». Laredo será escenario hoy de su conferencia abierta al público, a las 20.00 horas, para compensar a todos los alumnos que se han quedado fuera del curso de verano que dirige esta semana 'Inteligencia emocional, inteligencia para la vida. Estrategias para el éxito en todas las dimensiones'. Y eso pese a que los numerus clausus ya se cerraron con una ampliación del cupo.

-Si se echa un ojo a la matrícula, parece que tiene mucho éxito...
-Porque creo que hablo desde la sinceridad. Cuento cosas distintas que son muy útiles y procuro no hacer refritos de lo que ya existe. Además, todo esto es fruto también de una actitud, y yo procuro tenerla muy positiva.
-Procurará también mantener la inteligencia emocional...
-Con el término nos referimos a la capacidad de razonar, de hacer cosas, de aprender. Tiene que ver con los sentimientos, nos permite ser más empáticos, manejar situaciones conflictivas, ponernos en el lugar de los demás. Y viene muy bien aplicada a la educación.
-¿Dice que esta inteligencia es el 85% de lo que necesitamos para alcanzar la felicidad?
-Digo que hay mucha gente que no ha hecho carreras, que no ha ido a la universidad pero, ¡Amigo mío! Han sido capaces de ser emprendedores, han sabido llevar la vida y hoy son personas de éxito. Digo que el conocimiento científico, lo que nos enseña la educación convencional, puede ofrecernos ese 15% de inteligencia; el resto es otra cosa. Hay gente con mucho conocimiento técnico, científico; pero que aún no ha sido capaz de aprobar la asignatura de la vida.
-¿Asignatura de la vida?
-La capacidad de adaptación, de renovación, de resurrección de las cenizas para convertir los fracasos en éxitos. Siempre pongo como ejemplo una canción que desde bien pequeño ha regido mi pensamiento. Es el tema del Dúo Dinámico 'Resistiré'. Las personas que piensan así son positivas, activas, optimistas y fuertes. Sin embargo, las que viven a sangre y fuego se vuelven nocivas, para ellas y para quienes las rodean. Por eso hay personas tóxicas y otras que son más buenas que una medicina.
-Ya metidos en materia, ¿cómo define la felicidad?
-La felicidad es la capacidad de valorar lo que uno tiene y disfrutarlo día a día sabiendo renovarse, adaptándose a lo que la vida trae para, al fin, convertirse en un completo 'disfrutador' de lo que se tiene.
-Parece fácil, pero no lo es...
-Hay una cosa clara, el dinero no da la felicidad. Es un dicho muy manido, pero es cierto. He encontrado personas muy humildes que supieron ser felices con lo justo. También he tenido a un alto directivo de una empresa en la consulta y me confesaba su envidia sana hacia su chofer, capaz de disfrutar de su familia los fines de semana mientras él se consumía entre cifras de beneficios y pérdidas.
-Una clave para empezar a vivir de forma positiva...
-Aconsejo el disfrute de los pequeños detalles. Tenemos que levantarnos siendo conscientes de que hay gente que hoy no se habrá podido levantar. Debemos disfrutar de detalles tan nímios como la ducha de la mañana, el desayuno. Hay que saber, en definitiva, disfrutar de cada instante de la vida. ¡Celebra la vida, disfrútala, por favor!
-Efusivo...
-Es que en realidad la gente no es más feliz ahora que hace 20 o 30 años. Es una pena. Ahora lo que importa es tener el último móvil, el mejor coche, la mejor casa, y así, cuantas más cosas, mejor. Demasiadas necesidades...
-Eso, y la competitividad...
-Por eso es cierto aquello de 'no vengas detrás de mi, porque no te voy a esperar. Tampoco camines frente a mi, porque tampoco voy a tratar de alcanzarte. Si vienes a mi lado, seremos compañeros'. La educación humanizada es a lo que debemos aspirar. Deberíamos enseñar a los más pequeños que lo que vale es el todo para todos, no el 'yo gano y tu pierdes', que es muy poco productivo.

(Via ►http://www.eldiariomontanes.es/v/20110706/sociedad/destacados/personas-toxicas-gente-buena-20110706.html )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada